6 noviembre, 2019 Comentarios (0) Escalada

Vías ferratas de Igualeja, Atajate y Montejaque.

El pasado domingo  27 de octubre  14 socios del Grupo Alpino Pinsapo de la SEM, nos dispusimos a acometer tres vías ferratas en la Serranía de Ronda, a saber, la del Nacimiento en Igualeja, la de Atajate y la de Montejaque.

Íbamos con la idea de realizar las dos primeras, ya que la tercera se presumía difícil el realizarla debido en primer lugar a la distancia que hay en coche para cubrir las tres. En segundo lugar, al»elevado» número de personas para realizar las ferratas y en tercer lugar al cambio del horario de verano que sucedió este mismo domingo y que nos recortaba una hora de luz solar.

Empezamos a realizar la vía ferrata de Igualeja, que se caracteriza por no tener una elevada altura, pero sí un desarrollo horizontal que hace que se necesite tirar de brazos en más de una ocasión, además de tener algún extraplomo duro. Todos/as la realizamos sin mayores problemas, si bien hubo algún paso en el que no había grapas para los pies que a más de uno le costó un poco superar. Nunca había realizado esta ferrata y por comentarios en internet que había leído para documentarme, me esperaba menos de la misma,  pero me sorprendió gratamente y recomiendo realizarla, no se hace larga y exige algo de fuerza y técnica. Al terminar esta ferrata guardamos un minuto de silencio por el fallecimiento de Paco Contreras «Super Paco», tal y como había pedido la Federación Andaluza de Montañismo.

Seguimos y llegamos al precioso y pequeño pueblo de Atajate, donde pudimos comprobar que se está construyendo una tirolina desde la ferrata hasta el aparcamiento de los coches. Esta ferrata sí era conocida, y la principal dificultad que plantea es un desplome que está al principio de la misma. Este desplome es más psicológico que de fuerza, ya que se sitúa sobre una zona aérea. Pasado este tramo la ferrata es muy disfrutona y no presenta especiales dificultades, salvo que tenemos un puente de monos y tibetano algo destensados.

Terminada esta ferrata de Atajate, y viendo que no habíamos empleado mucho tiempo en hacerla, nos decidimos a acercarnos a realizar la de Montejaque, la última y más dura de la jornada, si bien, debido a que íbamos con el tiempo justo, se acordó no realizar la tirolina, ya que si los 14 la hacíamos sí que el tiempo se nos hubiera echado encima.

La ferrata de Montajaque tiene un acceso complicado y largo, porque hay que rodear una finca privada para poder acceder a ella. De hecho han equipado algunos tramos del sendero con un cable de  línea de vida debido a la dificultad que plantea por lo abrupto del mismo.

De todas las ferratas del día esta era la más complicada, estando catalogada como un k3+, debido a dos extraplomos muy exigentes que requieren de fuerza y tećnica para sobrepasarlos. De hecho puso en un brete a más de uno, pero por fortuna no hubo ningún tipo de complicación y todos pudimos solventarlos sin mayores problemas.

En definitiva fue un día completo y vigoroso, en el que no tuvimos prácticamente descanso pero con la alegría y satisfacción de haber terminado tres vías ferratas en un día, algunas de ellas no aptas para principiantes.

Con estas tres ferratas realizadas, llevamos un cómputo total de 15 ferratas hechas en nuestra provincia. Si no llegamos a hacerlas todas en este 2019 nos dejaremos muy pocas para el 2020 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes ver más información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Cerrar