29 enero, 2019 Comentarios (0) Escalada

Ferratas de Comares

El pasado sábado 19 de enero empezamos con el reto que nos hemos propuesto para este año 2019, que es ni más ni menos,  la realización de todas las ferratas de la provincia de Málaga. En principio estaban previstas las ferratas de Villanueva del Rosario y la de Archidona, pero debido a las malas previsiones meteorológicas, se decidió cambiar de destino e ir a Comares, ya que parecía que no iba a llover en la zona y que nos iba a permitir poder hacer la actividad.

Nos embarcamos en esta aventura unos 20 socios del Grupo Alpino Pinsapo y del GES de la SEM, de los cuales, un buen número era novato en la materia. Íbamos con el objetivo de realizar dos de las tres ferratas de Comares, ya que  si hacíamos la tercera se podía demorar mucho la actividad, por ser esta ferrata más larga y técnica que las anteriores, tener un grupo muy numeroso y además con varias personas inexpertas.

Empezamos con la primera ferrata y por ende la más facilita que es la de Fuente Gorda. Antes de acometer la ferrata se dieron una serie de instrucciones básicas de cómo había que progresar en la ferrata en cuestión. Esta ferrata no presenta dificultades tan solo un pequeño resalte al final que se supera sin dificultad alguna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguimos con la segunda, la de la Cueva del Agua, esta ferrata es más dura, más física, tiene una travesía lateral  con un par de desplomes no muy exigentes. Al principio de la misma tiene una tirolina que se puede obviar, y es lo que hicimos por tener poca caída, tener que remar en exceso y aportar poco a la ferrata en sí. Además, como éramos un grupo numeroso vimos que la opción óptima era empezar sin la tirolina. Se atraviesa una cueva que tiene entrada y salida, y que al pasar parece una ventana hacia el monte. Esta ferrata recibe su nombre de esta curiosa geoforma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Que esta ferrata es más dura que la primera lo notamos en algún participante que al final el costó sortear los desplomes. Como íbamos bien de tiempo y en general de fuerzas también, decidimos acometer la tercera ferrata, la Puerta del Agua, que como dije anteriormente es la más dura de las 3, no tanto por el esfuerzo físico, sino por el factor psicológico por ser más aérea que las otras dos. Tiene un desarrollo fundamentalmente longitudinal, con dos puentes de mono muy aéreos, uno de ellos con 20 metros de recorrido, y 2 puentes tibetanos,  uno de ellos con maderos para los pies. Es una ferrata bastante entretenida y por fortuna los neófitos la solventaron sin problemas. Sí hubo que ayudar a algún compañero que por el esfuerzo, los desplomes le costaron un poco más de lo normal, pero aquí la pericia y ayuda de Antonio y Domi fueron suficientes para solventar el problema. Todos terminamos esta ferrata sin más contratiempos, y como es lógico nos fuimos a uno de los bares del pueblo a reponer las fuerzas perdidas por el esfuerzo 😆 .

Como conclusión decir que fue un día magnífico con una actividad muy divertida e impresionante y como siempre rodeados de la mejor compañía 😉 . Ya hemos tachado 3 ferratas, nos quedan unas cuantas para cumplir el reto…. 😛

 

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes ver más información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Cerrar